El año 1902 es, en la historia de los conflictos sociales, el año de la huelga general de Barcelona, que provocó áspero debate en el seno del movimiento obrero. durante los últimos días de 1901 la huelga de metalúrgicos (por la jornada de nueve horas) se extendió. El día 1º de enero los carreteros van, a su vez, a la huelga  y, el 5 la Asociación del arte fabril.



 




La Correspondencia de España. 1-1-1902, n.º 16.035

El Heraldo de Madrid. 1-1-1902

Se practican numerosas detenciones sin que sirvan para contrarrestar el movimiento, el 23 de enero son los panaderos los que se ponen en huelga, el 14 de febrero se anuncia ya la huelga general en un mitin en el Circo Español. El sábado y domingo (15 y 16 de febrero) se celebran 72 mitines y asambleas, el lunes 17 de febrero la huelga general es un hecho. Barcelona esta paralizada, patrulla la Guardia Civil y hay incidentes aquí y allá. Se declara el estado de guerra y la clausura de locales obreros. Pero la huelga es cada vez mayor y se extiende a Sans, Sabadell, Tarrasa, Tarragona, Reus... El 19 de febrero hay colisiones sangrientas entre huelguistas y fuerza publica y el día 21 se consigue que marchen algunos tranvías conducidos por militares.





Aun duro la huelga varios dias, pero el lunes 24 de febrero todo el mundo volvió al trabajo. Iglesias y el C.N. del P.S. negaron todo apoyo a la huelga y dieron instrucciones para que no se extendiese a Madrid, Vizcaya y Asturias, donde la hegemonía socialista era evidente. Pero es el caso que tampoco fue secundada en Gijon, Sevilla o Cadiz. La actitud socialista no fue bien vista en los medios de la Segunda Internacional, y para justificarse, los españoles enviaron una ciruclar el 11  de marzo a todos los partidos y organizaciones socialistas del mundo.

En la revista Le Mouvement Socialiste que se editaba en Paris, Keir Hardie, miembro de la Cámara de los Comunes ataca al P.S. español. La propia redacción de la revista dice: " Es posible que el movimiento anarquista haya tenido su parte de influencia en los disturbios, ¿que importa eso? Hay obreros que se ha puesto en huelga, hay obreros que han resultado muertos. Eso debiera ser suficiente para que un socialista estuviese de todo corazón con ellos..." Iglesias en la misma revista defiende su punto de vista y se jacta de haber impedido la huelga en numerosas ciudades. En el Congreso de Gijon, celebrado varios meses despues, Iglesias dijo . "La huelga de Barcelona fue un movimiento inconsciente, sin finalidad determinada, que careció del tinte revolucionario con que algunos ha pretendido revestirla. Allí no se realizo ningún hecho revolucionario, Como lo prueba que no se apoderasen ni lo intentasen siquiera, de ningún centro oficial, bastó un pequeño numero de soldados  para restablecer el orden..."

La huelga de Barcelona había sido hecha por miles de obreros de las sociedades, por alg tna preciso como la jornada de nueve horas, pero había sido preparada y encauzada  por los militantes anarquistas, bien situados en las sociedades, persiguiendo la ilusión de una huelga general "revolucionaria".  Los socialistas no se limitaron a no secundar semejante intento, sino que tampoco realizaron actos de solidaridad hacia una huelga en la que participaron todos los obreros de Barcelona, sufriendo basttantes de ellos las consecuencias.. Una diferencia de orden teórico se convirtió en áspera polémica que contribuiría a separar las dos corrientes del movimiento obrero.

Los Arts de prensa en PDF

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada