Los socialistas no secundan la huelga

 El primer punto histórico que nos presenta Cuadrat es la huelga general de 1902. En un clima de miseria profunda, ante una patronal omnipotente, 1os obreros metalúrgicos de Barcelona se habían lanzado a la huelga por la jornada de 9 horas a fines de diciembre de l90l, eran unos 12.000. Continuaba la huelga sin apoyo, y el domingo 16 de febrero de 1902 los responsables obreros anarquistas decidieron lanzar un movimiento de huelga general de solidaridad en Barcelona. Unos ochenta mil trabajadores participaron en la huelga (cifras de los socialistas). La huelga fue pacífica y el mismo gobernador declaró que no se registró ni un solo delito común , pero la represión del mismo consistió en mandar el ejército que mató e hirió un centenar de personas y encarceló a unas 500. A los tres días, los trabajadores tuvieron que volver a las empresas.


Es aleccionadora la actitud del partido socialista que Pablo Iglesias ilustraba así en plena huelga de Barcelona, el 20 de febrero de 1902 :

"El partido socialista condena la huelga genelral, por ahora.(...) No es que seamos legalistas porque admitamos vivir en la legalidad como doctrina nuestra, sino porque ahora no conviene a 1os obreros salir de la legalidad. Sólo podrian salir de ella cuando estuvieran en condiciones del triunfo completo (p.83). Además, los anarquistas son auxiliares de la burguesía" (El Socialista 21-2-1902, p.2; p.85).














0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada